08 marzo 2007

6:40 p.m.


Y ahora me siento sola,
después de escupir la verdad,
después de arrepentirme de aquella tarde,
de aquél café.
Ahora que ya sabes lo que hay,
que tus oídos no hicieron
palabras huecas.

Siento haberte hecho daño,
justo ahora que estabas bien,
que respirabas por ti sola.
Debí callar,
tragarme con un sorbo de tequila
las lágrimas saladas
tras el limón.
No sé cómo decirte
que lo siento,
que te quiero,
que no quiero verte,
otra vez,
como antes.


Repetir
lo siento, lo siento, lo siento,
lo siento, lo siento...
sin marcar tu número,
no sirve de nada.
Ojalá recuperes la ilusión
que sin querer te arrebaté,
esa con la que te levantabas,
con la que te veíamos.
Esa sonrisa sin caducidad,
esa alegría contagiosa,
esa...,
que nunca antes te vi.

2 comentarios:

La rubia del fondo dijo...

¿Por qué 6.40?
Te echo de menos!
Muak

libertad entre rejas dijo...

una hora... ya sabes que hay veces que escribo "historias" que tienen algo de verdad y algo no.
Sin más, fué una conversación con mi hermana a esa hora en un bar.
Yo a tí también.
Muak!!