09 diciembre 2006

ironía

En el puente colgante,
donde nos encontramos todos,
pero donde cada uno elige la dirección,
aparecí de la nada.
Gente a la derecha,
gente a la izquierda,
gente cayendo del cielo
y otros tirándose al abismo.
Maderas agrietadas
impiden avanzar,
donde los que dominen
el funambulismo
llegarán a su objetivo,
a otro puente,
pero éste de piedra,
en el que el esfuerzo,
tendrá su recompensa,
la estabilidad.

2 comentarios:

La rubia del fondo dijo...

Me estás empezando a asustar.
¿Dónde has dejado esa sonrisa?

libertad entre rejas dijo...

Tranqui, estoy mucho más relajada, el lunes fijo que como nueva, pero necesito estos dos días out de la cate...
Muxus pekeña!