24 septiembre 2009

Cuando los dos milímetros

de tu boca a la mía

me tientan a robarte el oxígeno,

sólo me cabe pensar

en el dolor futuro

que me llenará de niebla

día tras día.

5 comentarios:

marisa dijo...

es duro pensar en el final antes de que suceda....me encanta respirar cerca de la boca de la otra persona....mmm...

anoniMATA dijo...

no siempre todo tiene que acabar mal, y muchas veces, ni tienen por qué acabar, fíjate

Angie dijo...

anda ya, chiquilla!!! eso es lo último en que se debe pensar cuando se está a 2 mm de la boca de alguien. A disfrutar de ese momento, a saborearlo a tope (nunca mejor dicho, jaja) y luego.. Dios dirá...

Un beso. Angie.

¿Escritora o escribidora? dijo...

Uuufff en tan pocas palabras..

Cuánto sentimiento...

Un abrazo

_IShtAR_ dijo...

Bonito....