14 septiembre 2009



Lágrimas embotelladas
con fecha de caducidad
y te quieros amontonados bajo la alfombra,
eco en mi garganta cuando no puedo más
y mil besos por robarte
cuando no cabe la posibilidad de que vuelvas...

5 comentarios:

marisa dijo...

me matas con estas cosas, nenita, ostia, me parece super duro lo de que no cabe la posibilidad.. eso es desesperanzador... un besito wapa muá

anoniMATA dijo...

las lagrimas que dices tendrán fecha de caducidad pero el bote lo tienes en el armario.Róbale besos a otr@, mientras tanto...

Indigo dijo...

Paso a dejarte un abrazo cantábrico ( que digo yo, ya de paso aprovecha y arroja las botellas...nunca se sabe cuando necesitarás sitio para otras cosas)
Un beso grannnnde!

Em dijo...

Ya deja ese dolor... sin no hay posibilidades ahí, las habrá allá... No te preocupes de más, que no duela de más.

Tenía mucho tiempo que no venía por aquí, no sé por qué había extraviado tu link, pero encantada de seguirte nuevamente.

Un besoo y que tengas un rico fin de semana!

¿Escritora o escribidora? dijo...

Si llega a caducarse...
Siempre quedarán otras botellas...

Un abrazo enorme...