06 mayo 2007

algodones de azúcar


Me encantaría pasear

por un bosque de algodones de azúcar

de color rosa,

con la única preocupación

de elegir el palo de madera más largo

para envolver la mayor cantidad.

Ojalá fuese esa la única preocupación,

ojalá el empacho sólo fuese dulce,

ojalá el remedio lo diesen un par de infusiones

y no esta indigestión de pasado

que últimamente no me deja echar

una buena siesta.

1 comentario:

La rubia del fondo dijo...

ójala fuese todo tan fácil pequeña encantadora de palabras, ójala