15 mayo 2007

Laberinto

Ya no me encuentro
en mitad del laberinto,
encontré la salida
saltando los arbustos,
saltando las normas,
saltando las decisiones más difíciles
y haciendo lo que me venía en gana.

No me sirvieron las indicaciones
ni quise alargar el camino
que me llevaba
a lo que verdaderamente quería.

Me negué a ser
el siguiente ratoncillo de laboratorio
y a dejarme humillar.

Ahora el laberinto lo confecciono yo,
ahora,
dento de él,
seré yo quien ponga

al muñeco de feria.

1 comentario:

Té la mà Maria dijo...

nos ha gustado tu blog, si puedes entra en el nuestro. Gracias