09 abril 2009

Tardes de Primavera

Golpes en el cristal,
hojas revueltas
y la música del vinilo
queda colgada en la última sílaba.
Los dedos tiemblan inquietos
y las pupilas se dilatan progresivamente.
Un olor familiar se acerca
con una brisa fresca.

El calor recorre mi espalda
y mis mejillas se tornan rojizas.
La ropa antes holgada,
se va pegando a mi cuerpo
a medida que tu abrazo es más intenso.

Sonrío en señal de satisfacción
y me giro levemente
para encontrarme con tu mirada.

Parece que el vinilo
se desatasca
y continúa la canción...

3 comentarios:

MARISA dijo...

a ver.. aquí se despista una y te pones a escribir como una loca jaja:

a mí, todo lo que sean reencuentros me gusta muchisisisimo, y bueno..con ese abrazo más aún... me compré un tocadiscos nuevo para escuchar los viejos vinilos, tienen un encanto que no tienen los cd, eso es cierto! un besito wapa, me encanta ver que actualizas ésto

anoniMATA dijo...

Hola! Te lo habrán dicho un millón de veces, ahí va la millón y una: escribes muy bien, llevo unos días releyendo tu blog; de todos los sentidos, nombraste en este poema el conjunto completo menos el gusto, espero que hubiese un beso o algo después del último verso y ya los ompletaste todos.

_IShtAR_ dijo...

que bueno un abrazo...despues de meses sola, re-haciendo tu vida!! vas y lees esto...que bueno, darlos y que te los den!! que ganas de achuchón....
Un beso!