13 noviembre 2006

En mitad de la noche


Ya no puedo hacer nada
para detener este sentimiento,
para echar hacia atrás
y no desear tus labios.
Y qué importa
sí no paro mis manos
si dejo que se acerquen a ti
y te toco mientras se eriza mi piel.
Y qué pasa si te susurro al oído
lo que mi cuerpo pide a gritos.
Y si dejamos que la luna de paso al sol
mientras nos fundimos
en un baile de parejas
donde sólo estas invitada tú.

1 comentario:

La rubia del fondo dijo...

A mi también me encanta bailar :)
Oso polita!
Muxu1