01 noviembre 2006

Arena entre tus manos

Como cuando eres una niña,
te llevan por primera vez a ver el mar,
te sientan en la orilla con un cubo y una pala,
empiezas a edificar castillos,
puentes, casas...
Y cuando quieres llamar a tus padres
para que vean la octava maravilla,
nadie te ha explicado lo que es la marea,
que sube y baja como el calipo
que te habías pedido de postre en la comida,
y una ola arrasa con todo,
con tu poblado
y con tu ilusión.
Miras al mar
y juras odio eterno,
juras que nada ni nadie
te volverá a destrozar tus sueños.

2 comentarios:

La rubia del fondo dijo...

Ya veo que tuviste una mala experiencia con el mar cuando eras pequeña jaja.

Un beso

Eres un poco Scarlett Ohara (o como se escriba)

libertadentrerejas dijo...

JURO QUE JAMÁS VOLVERÉ A PASAR HAMBRE!!!