15 septiembre 2006

....

Regálame tu espalda
Y haré que cada caricia sea como un tatuaje permanente.
Insísteme en que recorra tus pechos
Y disfrutar haciéndolos míos.
Invítame a visitar tus labios
Y permíteme navegar por un mar de sabores.
Dame una tregua entre tus piernas
Y déjame deslizarme por ellas sin tu consentimiento
Quiero llegar al éxtasis en tu compañía,
¿…me invitas...?

1 comentario:

La rubia del fondo dijo...

Es un poema muy sexy.
Me ha fascinado.
Me encantaría que Alguien me lo dijera al oido jeje
un beso